Agresión y robo a un menor ¿Es gracioso?

Hace un tiempo ocurrió un incidente cercano a mi, de hecho, por razones técnicas, fui el elegido para visionar la grabación de seguridad y, un día más tarde, enseñarselo a la policía.

No voy a entrar en detalles en lo sucedido (creo que son innecesarios, además no me agradaría que cualquiera de los afectados pueda identificar su caso en internet y revivir aquella situación):

  • Un menor entra en un recinto, un hombre que iba por la calle se fija en el menor y entra tras él.
  • Una vez dentro el hombre se dirige al menor (ni idea de lo que decía, pero por la actitud, parecía que no era nada bueno para el menor).
  • De repente el hombre agrede al menor (un puñetazo considerable), le quita el teléfono móvil y echa a correr.

Cuando me enteré de lo sucedido (una hora más tarde) me indigné de forma increíble, dejé lo que estaba haciendo y fui con los encargados al sistema de videovigilancia para visionar la grabación (ironías de la vida, soy el único por aquí que lo sabe manejar de forma fluida xD).

Lo que vi allí fue un espectáculo dantesco, una canallada. Un chico indefenso siendo atacado por un vulgar idiota de la vida, bien ataviado pero con un interior infecto, que desea los bienes materiales ajenos y que no duda en pisotear los principios éticos que se presuponen contraídos en los habitantes de nuestras civilizaciones para conseguirlo.

Y si, suena muy «fuerte» lo que he dicho, pero es que me «jode». Pero lo más curioso de todo esto es la reacción de la gente cuando les he comentado lo sucedido (tanto online, como en persona), y es que a la mayoría les ha parecido gracioso, escudándose en lo gracioso que puede ser un niño llorando tras una agresión y haciendo mofa con el tema de que alguien de su edad lleve móvil (ejemplo: «Eso le pasa al niñato por llevar móvil»).

Yo comprendo que en un programa de televisión de vídeos graciosos ataviado con sonidos graciosos la ostia inocente de alguien anónimo puede tener cierto aspecto cómico, de hecho creo que es bueno reírse y reírse de la vida y de uno mismo, pero estamos ante un caso totalmente distinto, una agresión por robo real del mundo real.

También me gustaría comentar acerca del tema de que, en cierto modo, algunos justifiquen el robo porque es un menor el que lleva un teléfono móvil. Dejando aparte el hecho de que, sea lo que sea lo que llevara, no se debería producir un robo… ¿Qué tiene de extraño que lleve un móvil? Estamos en la era de la tecnología, y es bueno que conozcamos y usemos adecuadamente estas herramientas desde edades tempranas, a modo de ejemplo, si Victoriano Izquierdo a sus 15 años no hubiera podido portar una Canon EOS 350D (o se la hubieran robado a los pocos días), posiblemente no habría podido desarrollar sus habilidades fotográficas y hoy sería un don nadie más, en el buen sentido de la palabra, como tú y como yo.

En cualquier caso creo que los humanos nos equivocamos, y creo que reírse de esto, aún desde un punto de vista lejano, puede ser un error, pero es algo menor, que admite más puntos de vista, comprensible y remendable; A diferencia del caso de robo que he contado que, en principio, no es comprensible, ni desde luego es remendable desde el punto de vista del sufrimiento físico y psíquico del menor.

Por Francisco Torres

Informático, Comunicador Audiovisual, Ecoguay, y Persona ¡Que más quieres!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.